Frente Cumbiero. 24 horas de cumbia en Chile.

Posted by Mazorka Sound on Monday, November 26, 2018

Advertisements

Discos de Metal 2017 hechos por mujeres #Discos2017mujeres

Cada año escucho más bandas y artistas mujeres, al igual que ha aumentado las bandas de Metal de chicas trans. Esto debido a dos razones, el acceso a Internet y, de alguna manera, la aceptación social de una subjetividad reciente, la transexual. En estos tiempos, la transexualidad y, desde siempre, la paridad en la escena, movimiento o industria del Metal, son dos temas que requieren apertura, revisión y diálogo.

 

danica-roem-zoom
Danica Roem de Cab Ride Home

 

En 2016, únicamente descubrí a Eight Bells, una banda nueva integra de chicas que tocan una especie de Metal progresivo. En 2017, solo apareció Asagraum que debutó con Potestas Magicum Diaboli.  Este mismo año sonaron, las también All Female Bands: las ya mencionadas en este blog, Ragana y su disco You Take Nothing y la banda de una mujer (o One Woman Band) La Torture des Ténèbres con IV – Memoirs of a Machine Girl. Con respecto al año anterior (y a los anteriores), disminuyó el Metal con voces etéreas (y ya, después de leer a Fisher, espectrales). Con agrado aumentan las bandas de una mujer sola, tendencia que esperamos continúe en alza.

 

En esta lista numerada (no suelo enumerar), se encuentra como siempre muchas chicas que, especialmente se distinguen por sus voces particulares. Infortunadamente, son escasas las instrumentistas. Muchos discos debut. Dejo fuera a Puta Volcano, King Woman, Ragana, Turia y Valium (CO) que también me cautivaron.

 

¡Amigas/os no dejen de compartir sus mechudas favoritas de 2017 mediante comentarios, trinos o correo-e!

 

Crash the Gate

Cab Ride Home

Independiente

 

Sin duda alguna, la voz de Danica Roem es una de mis favoritas en el Trans Metal y especialmente en el thrashero. Este disco es divertido, riffudo, rápido, alcoholizado, fiestero, y en sí, crossovero. Un muy buen debut. Danica también es guitarrista, periodista premiada en su estado y política del Partido Demócrata. Desde enero de 2018, miembro de la cámara de delegados de Virginia por su distrito y la primera transgénero declarada públicamente en ocupar algún cargo legislativo en Estados Unidos. ¿Cuándo se anunciarán públicamente los transmetaleros de Colombia?

 

The Shadow

Ieschure

Iron Bonehead Productions

 

Lilita Arndt es Ieschure, una banda de una mujer proveniente de Ucrania. Es un disco debut con una base Black Metal rústica que se «ritualiza» con el Occult (Metal). Es crudo, dócil, medievalero, espectral, afligido y noventero. Trata temas como «el ocultismo, la brujería y la muerte» pero, de una manera dolorosa. Esto se aprecia en sus voces claras más pospunkera y darkwave (a lo Cadaveria en Opera IX) que alterna con rasgadas y ambientes a lo Dugeon Synth y lo lo-fi.

 

IV – Memoirs of a Machine Girl

La Torture des Ténèbres

Grey Mother Productions

 

Muchos/as artistas del Metal, y en especial del Black Metal, son anónimos y esta, también. Según el mundo digital, este disco es de una banda canadiense de una mujer. Una base de Noise con un núcleo de Black Metal se extiende por capas y capas de ambientes zozobrantes y samples de películas antiguas, discursos y conversaciones de nuestra contemporaneidad. Lo anterior genera un Ultra Dark Ambient angustiante, despersonalizado y cosmopolita, tal vez una condición de nuestro mundo actual. La retro cienciaficcionaria logra un disco corrosivo, penetrante, distópico, incierto, angustiante: una pesadilla.

 

Not a Cost

Not a Cost

Independiente

 

Ver comentario en https://m42zine.wordpress.com/2018/05/01/ep-de-metal-2017-ep2017-epmetal2017/

 

  1. Servus

Bathsheba

Svart Records

 

Los últimos años el Doom Metal se ha mostrado firme, con un nuevo despertar, con un aura ocultista, sin precedentes y, en muchos casos como en este, liderado por una chica. El Doom y el Black han encontrado en el Occult Rock, uno de los mejores aliados en esta década. Es así como los belgas nos invitan desde sus riffs stoneros y sucios a transitar lentamente por zonas agrestes, mientras que las voces en rangos variados dialogan con apariciones místicas de la naturaleza. Sin duda alguna este debut es un viaje a través de senderos insondables.

 

5.

Fill Your Lungs

MAR

Independiente

 

Ver comentario en https://m42zine.wordpress.com/2018/05/01/ep-de-metal-2017-ep2017-epmetal2017/

 

Wolvennest

WLVNNST

Wé Mè Records

 

Ver comentario en https://m42zine.wordpress.com/2018/04/14/discos-de-metal-2017-discos2017-discosmetal2017/

 

3.

Succumb

Succumb

The Flenser

 

Ver comentario en https://m42zine.wordpress.com/2018/04/14/discos-de-metal-2017-discos2017-discosmetal2017/

 

Everything Went Red

Diploid

Independiente

 

Ver comentario en https://m42zine.wordpress.com/2018/04/14/discos-de-metal-2017-discos2017-discosmetal2017/

 

1.

Transfiguration

Show of Bedlam

Chokin Hazard Records

 

Ver comentario en https://m42zine.wordpress.com/2018/04/14/discos-de-metal-2017-discos2017-discosmetal2017/

 

 

@Femfestchile 2018. 14 años del mejor festival de experiencia(s).

Alguna vez se han preguntado, ¿para qué sirve un festival más allá de poder ver y escuchar en vivo a tu banda(s) favorita(s)?

IMG_1223

 

Colombia no es precisamente un país festivalero, o sí, pareciera que sí. Existe dos dimensiones importantes, los festivales de músicas populares o tradicionales que a lo largo y ancho del mundo conocido del país se realizan y los festivales populares de músicas urbanas como la gran red de festivales gratuitos, en particular de rock. Se podría agregar una tercera, los grandes festivales privados a los cuales no he asistido a alguno por primera vez.

 

Dentro de esos festivales se podrían hacer más clasificaciones y de esas otras subclasificaciones y seguir así dependiendo a lo que se quiera llegar. Uno de ellos, los denominados festivales de experiencia, muchos de los cuales son privados y al aire libre, alejados de la turbulencia de la metrópoli, son costosos. ¿Cuánto dinero le asignas a las experiencias que estos festivales te brindan?, ¿qué tipos de experiencia te ofrecen más allá de las que puedas también encontrar en un parque de diversiones o feria itinerante?

 

Si situó a la música en primer plano como siempre han sido mis objetivos, con todas estas experiencias que te ofrecen los festivales de experiencia, ¿a qué hora revisas todos los escenarios donde, en muchos casos y mínimamente, hay tres tarimas sin contar todas las bandas y artistas que se presentan en estas (casi) al mismo tiempo? y ¿realmente este tipo de festivales le concede un valor creíble a la música o estas son un simple anzuelo? Lo que sea que se propongan estos tipos de festivales es como se dice hoy, «válido»; pero yo quedo agotada de (re)correr las tres tarimas y sí son dos o tres días de festival, muero. Sin incluir la visita a las atracciones y a la feria de variados objetos para comprar.

 

Retomando a la Colombia festivalera urbana que afortunada o infortunadamente es el contexto de muchos. Bogotá no es una zona festivalera por sí mismo. Sí, existe una gran oferta desde lo público, una propuesta favorablemente local y nacional, pero se sigue percibiendo una asistencia baja y muchas veces la música no es el motivo. LA MÚSICA NO ES EL MOTIVO DE LOS FESTIVALES de hoy, son los puestos de ventas que tan poco son precisamente de música, de sus bienes y servicios musicales, en un mundo que es infinito en estos subsectores y temas. Es «válido».

 

Ayer, 27 de octubre, asistí al Femfest, un festival mediano entre de localidad/comuna y un Ladyfest Bogotá. El Ladyfest fue un microfestival de experiencia(s) e ignoro su estado o su transformación actual. Ayer reafirmé mi presencia en un festival de experiencia, en los dos Femfest a los que he asistido, sin querer han sido espacios de experiencia(s). Experiencia(s) de vivencias que solo me costó sonrisas, diálogo y la valoración de sus creaciones; experiencias más allá de las fotos play, lanzarse a un pozo de pelotas o de violar mujeres.

 

El Centro Cultural Lo Prado en la comuna que lleva su mismo nombre, abrió nuevamente sus puertas. Un sitio con los espacios suficientes y necesarios, además con sonido adecuado en los dos escenarios. Como suele suceder de manera inesperada, conocer a las bandas es lo más destacado: en el escenario más grande o anfiteatro estuve con No Matan a Krilin, Ruda, Ink!eta y en el escenario acústico-al aire libre y mientras estaba en la feria, a Vilú, Araceli y Carolina Ozaus. Muchas de las cuales no se centran en un finalidad meramente técnico-musical-interpretativo, sino en su contenido. El fin justifica los medios. Aunque hubo menos bandas que la anterior edición, lamenté perderme más actos. Será en una próxima.

 

También estuve con las serigrafista, les sexuales y les no sexuades y les todes, en su mayoría, todas y las fanzineras con una de las cuales me pegué hablando del riot grrrl.

 

Volví a hacer el cubrimiento en tiempo real con algunos cortos vídeos que están en el IG @M_de_C. No lo hacía desde 2015 en el Santiago Gets Louder. Por esta razón no lleve la cámara, así que no tengo ni una toma, solamente móvil, como (creo que) les gusta más.

 

Un festival que me volvió a abrazar, aun sabiendo que abrace menos que siempre en la misma ciudad. Nunca estás sola/o, ¿o qué significa todo ese público de festivales, no es una simple masa inerte de gente? Sienten, en muchos casos, lo mismo que vos.

 

Gracias por la experiencia de escuchar.

 

Fue el inicio de mi despedida.

IMG_1222

 

Ciudad nublada y bochornosa.

Octubre 28 de 2018.

Coven, Wolfbrigade y Avernal en Santiago (CL). Todos cabemos.

Enlace para leer la reseña en Metallive Colombia

IMG_5270
Todas las fotos que empleo en este Blog e Instagram (@M_de_C) son, por supuesto, de mi autoría.

Neutral 2018. La frescura sónica de la primavera austral.

IMG_5507

Pese a que había intentado un acercamiento antes, toda esta aventura inicio apenas hace quince días en una feria de economía creativa. Déjame hablar y me salen letreros fosforescentes. Del festival, infortunadamente, no había escuchado nada. Incluso, lo confundí con el Nrmal y el Neutral también tiene presencia en México. Sí, este festival tan padre contará con su tercera edición allí, en noviembre.

 

Las finalidades de asistir al festival fueron múltiples, aunque dejaré que el tiempo las nombre. Al organizar todos mis elementos de trabajo y salir para Matucana 100, iba a trabajar, pero me encontré con uno de los festivales medianos chilenos de música alternativa de tiempos recientes más cordiales, audaces, organizado y con mejor sonido. Todo fue tan espontáneo, tan orgánico: entre escenarios, iba y venía en una nube y el sitio, el acogedor y grato Matucana 100. Entre lo patrimonial y actual, con un gran teatro de muy buena acústica y acceso.

 

Por supuesto, las bandas y artistas que se presentaron, tendrían que ser estupendo para tan magnifica aura que ya desplegaba el festival. Este contaba con cuatro escenarios, los dos grandes, la explanada que se ubicaba al aire libre y el del gran teatro. Además, un espacio llamado QSC donde algunos artistas ya conocidos en este medio presentaban su set y la sala bunster que albergaría una posible afterparty.

 

Por segunda vez consecutiva, llego tarde a ver a la recomendadísima Kinética. Por cierto, tiene un buen disco del año pasado, Disco III. También me perdí a los de El cómodo silencio de los que hablan poco (ECSDLQHP), que pronto tocarán en Bogotá y Medellín, vía Noise Noise. De seguro les irá muy bien en Colombia, su propuesta está muy acertada para una escena naciente, pero con fuertes cimientos y seguidores. También tocó Ervo y sus muchachos del Colectivo NO, como apertura oficial. Para la próxima.

 

Ahora sí, las que escuché y vi. Primero, en la explanada. Con ese fresco frío primaveral de octubre y desde el rock ambiental con fuertes influencias desde el posrock, los ya veteranos Congelador. Luego, Fármacos se conectaría a ellos a partir de los sintes. Sintes más pop y vivaces, casi synth pop y sin perder esa voz acariciadora y sus letras explícitamente sugestivas. Aquí se cortó mi tarde «rockera». Mi primera vez con el trap en vivo, la inauguró Gianluca. Qué sonido, qué pistas, qué instrumentales tan al ultra bass y sus letras más cotidianas que de excesos. Después Bronko Yotte, con una propuesta también urbana, aunque más abierta a otros estilos como el soul. Cerraron ese escenario, Taller Dejao, una banda que anteriormente tuvo Gepe y clausuró Niños del Cerro.

 

En el escenario teatro, lo estrené con un grupo de rock llamado Yaney que lideraba una chica con una de esas Fender económicas y de sonido indie raído. Estaba repleto, cuando baje haciéndome camino y ¡oh!, en el penúltimo tema, una especie de posrock dreampopero muy tierno y que no contrastaba con su último tema y versión guitarrera de Smells Like Teen Spirit. Entiendo que es una banda solista muy reciente, ya que no se encuentra grabación alguna. También es la bajista de ECSDLQHP. Todo en una onda muy retro noventera.

 

Continuó una banda que sería prudente ver de nuevo, ya que el sonido no jugó a su favor. Armisticio y un sonido muy fresco y jovial, un pop cargado de teclados dulces y volátiles. Acto seguido, Diego Lorenzini que rellenó el teatro con seguidores que conocían todos sus temas. Hace años la canción de autor es bastante popular en la ciudad de Santiago y eso lo confirma esta presentación. «Tu amor es como un billete de luca» y el perrito como espectador juguetón.

 

Siguiendo con la canción de autor, en este caso, de autora, cerró ese escenario Niña Tormenta y uno de los actos más acogedores, conmovedores y únicos. Unió en canciones a mis dos ciudades, por lo fría y lluviosa a Bogotá, por los edificios nuevos y antisísmicos a Santiago. Con un ukelele en sus manos, una voz sutil acompañada de coros etéreos y letras cotidianas: el corazón se arrugaba, pero de la felicidad. Participaron con ella, su hermana en las percusiones, entre otros invitados incluyendo el mismo Diego Lorenzini como amigo e ingeniero de su debut. Un deber llegar a escuchar Loza (2017).

 

Gracias a todo el equipo de Quemasucabeza, en especial a Diego. Tengo la cabeza llena de ideas.

 

Fui feliz.

 

Ciudad primavera fría.

Octubre 8 de 2018.